da Vinci Xi

El da Vinci Xi (IS4000) es actualmente la plataforma más evolucionada destinada a la cirugía mínimamente invasiva. Su tecnología innovadora y precisa dota a este sistema robótico de adaptabilidad y versatilidad para diferentes especialidades: desde la urología a la cirugía general, tanto como la ginecología, la cirugía torácica, la cirugía cardíaca, la cirugía pediátrica y la otorrinolaringología.

Los componentes que constituyen el sistema da Vinci Xi son tres: una consola quirúrgica, un carro para el paciente y finalmente un carro de visión.


Consola Quirúrgica

Desde la consola quirúrgica el cirujano controla y maneja, gracias a los pedales y los manipuladores, el endoscopio 3D y los instrumentos articulados EndoWrist, característicos del sistema robótico da Vinci Xi.

El cirujano trabaja con los ojos, las manos y el campo perfectamente alineados, y controlados desde la consola. La visión detallada, los movimientos a escala de las manos del cirujano, la posibilidad de pasar de una vista del campo completo a un modo de múltiples imágenes (se pueden introducir hasta dos imágenes auxiliares que se muestran junto con la visión del campo quirúrgico), hacen que las maniobras del cirujano sean más seguras, precisas y firmes.


Carro del paciente

Con sus cuatro brazos es el componente quirúrgico del sistema robótico. Todos los movimientos de los brazos del robot, que controla el cirujano desde la consola, se realizan alrededor de un punto fijo en el espacio, lo que llamamos centro remoto: esta configuración permite que los instrumentos y el endoscopio se muevan reduciendo al mínimo la fuerza ejercida en el cuerpo del paciente.

Junto con el cirujano en la consola trabaja siempre un asistente, que se sitúa junto al carro del paciente en el campo estéril, encargándose de la sustitución de los instrumentos y del endoscopio, y que durante la fase pre-operatoria tiene la posibilidad de seleccionar, a través de una pantalla táctil que se encuentra en la parte posterior del carro, el tipo de intervención que se va a realizar. Dependiendo del tipo de intervención el sistema colocará los brazos robóticos en una posición o en otra.

La colocación de los brazos se puede realizar también de forma manual: desde la pantalla táctil de carro de paciente se puede variar la altura y la rotación de la estructura en que están montados los brazos del robot.

El carro quirúrgico cuenta con un puntero láser situado en el centro de la estructura de los brazos, que facilita la colocación de los mismos en el campo quirúrgico.


Torre de visión

La torre de visión es la unidad de elaboración y procesamiento de imagen. Está compuesta por un monitor táctil de 24 pulgadas, un electrobisturí ERBE VIO dV y una serie de estantes para almacenar el equipo quirúrgico auxiliar.


La cuarta generación del sistema da Vinci, el da Vinci Xi (IS4000), permite entre otras cosas:

  • Tener una visión hasta 10 veces aumentada del campo operatorio, con una resolución detallada y una visión en 3D, indudablemente superior a la de la técnica laparoscópica.
  • Anular el temblor de las manos del cirujano e impedir movimientos involuntarios.
  • Utilizar los cuatro brazos del robot como soporte para instrumentos o para el endoscopio.
  • Interactuar con otras tecnologías presentes en los quirófanos de todo el mundo.
  • Optimizar, mediante un sistema láser, la posición de los brazos robóticos según la intervención establecida y la posición de los trócares.
  • Utilizar instrumentos con un diámetro de 8-12 mm llamados Endowrist, capaces de realizar un movimiento de casi 360°, sobre 7 ejes.
  • Practicar cirugía multicuadrante sin necesidad de mover el paciente o el robot.
  • Tener una segunda consola de cirujano conectada al sistema, que permite trabajar a dos cirujanos colaborando durante la misma intervención, con óptimos resultados en términos de formación.
  • Utilizar el simulador virtual para aprender el uso del sistema da Vinci.

Politica de privacidad Politica de cookies